Los peores equipos de F1 de la historia (2)

Life (1990)

Pais: Italia
Motor: Life W12 y Judd.
Pilotos: Gary Brabham y Bruno Giancomelli.





Probablemente, en la historia reciente y no tan reciente, hayamos en Life al equipo menos competitivo y peor planteado de cuantos podamos encontrar. Creado por el empresario de Modena (Italia) Ernesto Vita, al que el equipo debe su nombre, nació de el equipo FIRST Racing, que compitió en 1988 y 89 en la Formula 3000 con moderados éxitos con pilotos como Pier Luigi Martíni o Marco Apicella. Para 1990 preparaban el asalto a la Formula 1 y para ello negoció un contrato de suministro con Judd. Por otra parte, el brasileño Richard Divila empezó a diseñar un chasis basado principalmente en el March 88B de la F3000.

Pero pronto empiezan los problemas. Divila fue fichado por el prestigioso equipo Ligier, y el March 88B se revela como un coche con problemas estructurales de estabilidad. Ante esta perspectiva, se encomienda el diseño del chasis a una subcontrata, un estudio dirigido por un ingeniero ex Ferrari y ex Zakspeed. Se ficha a Gabriele Tarquini como piloto y a finales de 1988 el primer FIRST esta listo, debutando en el memorial Atilio Bettega. Pero, según Divila, el coche estaba pésimamente realizado. En sus propias palabras: “Había problemas de cambio, las sujeciones de las suspensiones eran frágiles, el chasis no tenía una buena moldura y la columna de dirección no era segura. No era bueno para nada mas que como un interesante florero”. Advirtió a la dirección de FIRST sobre la peligrosidad del coche, diciéndoles que deberían avisar a los pilotos antes de sentarse a sus mandos y amenazando con acciones legales si su nombre aparecía en el proyecto.

Divila demostró tener razón cuando el coche no pasó las pruebas de seguridad de la FIA (crash test) para 1989, no compitiendo en el resto de la temporada. Pero para 1990 aparecía inscrito el Vita’s Life Racing Engines para la primera prueba con el australiano David Brabham como piloto y un contrato de suministro de neumáticos con GoodYear. El motor Judd V8 se remplazó por un casero W12, imaginativa pero poco practica solución, siendo Life y Ferrari los únicos equipos en montar su propio motor en esa temporada. Sobre el motor W12 se ha escrito mucho y bien,.

Como dice Rayner Nyberg en 8w: “fue el fallo de motor de la década. Cuando rodaba, lo hacia a 10-20 segundos de sus rivales, y aun así era raro verle dar una vuelta entera”








El motor lo diseño Franco Rocchi, su denominación era F35 y es curioso que para las culatas usaran la misma tipografía que utiliza Ferrari. Consistía en tres filas de 4 cilindros, alineadas en W, que según Rocchi era el futuro, pues “es compacto como un V8 y potente como un V12”.Esto era en la teoria, pero en la practica esto no se demostró. El Life L190 además llevaba unas tomas de aire justo detrás de los hombros del piloto, que obligaban a bajar la línea “de cintura” hasta un limite peligroso, dejando al piloto en caso de accidente bastante vendido. Vamos, que era tan inseguro como el antiguo FIRST. Divila, el único del paddock que parecía preocupado por el tema de la seguridad en el Life, volvió a la carga y advirtió a Gary Brabham sobre todo esto.





Y así llegó el inicio de la temporada en Phoenix. Life no tenía más stock que un chasis y dos motores, y difícilmente conseguían piezas de recambio. El coche jamás daba más de un par de vueltas antes de que algo se rompiera. En Phoenix, Brabham, que no era un mal piloto, realizo un mejor tiempo de 2:07.147 a 30 segundos del siguiente en precalificación, el EuroBrun de Claudio Lances, y casi 38 segundos de la pole.

En Brasil el coche se rompió a unos 300 metros de la salida de boxes y no se registró tiempo alguno. Para Gary Brabham eso fue demasiado, y harto de jugarse la vida para nada, aparte de destrozar su caché, decidió dejar Life. Entonces se produjo una de las decisiones más absurdas que se recuerdan. Para sustituir a Brabham se contrató a Bruno Giacomelli. Un piloto retirado hace 7 años, que como única experiencia reciente tenía unos escasos test con Leyton House. Absurda por parte de Vita y absurda por parte de Giacomelli, que volvía a las pistas para arrastrarse a las 9 de la mañana, jugándose el tipo y sin ninguna posibilidad de calificación. Y se supone que cobrando más bien poco.

Con Giacomelli al volante el coche no parecía mejorar mucho, más bien al contrario. En Imola, su mejor tiempo fue de 7:16.212 a escasos 424 segundos de la pole.

Mónaco supuso un rayo de esperanza, cuando la mejor vuelta de Giacomelli quedo a 14 segundos de la Osella de Grouillard, aunque en Canadá volvieron a los 20 segundos frente al penúltimo. En Méjico el coche volvió a romperse sin haber dado siquiera dos vueltas al circuito Hermanos Rodríguez.





El coche no se desarrollaba en absoluto, y en Silverstone otra vez fueron 14 segundos los que le separaron del penúltimo. En Hockenheim, un circuito de motor, otra vez fueron 20 los segundos que el Life se dejaba en el asfalto. Y así siguió su temporada, entre los 18 segundos de diferencia en Hungría y los 26 Monza, hasta que ya en septiembre, Vita se da cuenta de que probablemente el mayor problema sea el revolucionario motor. Teniendo en cuenta que ya tenía pagados unos Judd de la época FIRST, estaba claro cual seria la solución. En Portugal el equipo se presenta con un nuevo motor Judd, pero siguen los problemas. El motor no cabe en el vano del anterior W12, así que con un poco de cinta adhesiva y algo menos de vergüenza intentan arreglarlo. Según algunas fuentes como F1rejects el coche ni siquiera salio, y en Forix tampoco aparece tiempo alguno, pero sin embargo hay foto, así que se supone que lo que ocurriría es que se rompería nada mas salir a pista.

En España el coche si que salio, pero quedando a 18 segundos del penúltimo, Claudio Langes con un EuroBrun. El equipo decidió, con buen criterio, que no merecía la pena afrontar el costoso viaje a Japón y Australia, despidiéndose así de la Formula 1.

El equipo Life jamás ha vuelto a ser visto, no así FIRST racing, que hicieron correr hace no mucho a un F550 Maranello en el campeonato Gt, siendo uno de sus pilotos otro fracasado ilustre, Jean Denis Delatraz.

1 comentarios:

Anónimo dijo...

Historia muy interesante, nunca he oido hablar de un W12 o del Life o del Andrea Moda. Eres un crack